,

Adaptación a Nuestra Maternidad | Hablando de bebés

Hablando de bebés

Bueno, ahora estamos de regreso a casa, dejamos el hospital y bebé en brazos tenemos que recuperarnos en casa y experimentar nuevas experiencias. Sí, nuevas experiencias, aunque tengas más hijos, los niños no son iguales, no sé comparan, tienen sus propias necesidades y precisan un cuidado singular según esas necesidades, por supuesto que no se puede aislar ni ignorar a los otros hijos; es más, está experiencia es un compartir para todos los miembros del hogar; por tanto, tendrás que aprender a gestionar adecuadamente y de manera equitativa los cuidados para cada hijo.

No te agobies pensando en lo difícil de la situación, claro que no será fácil, poco a poco aprenderás a manejarlo, confía en tu instinto maternal y en ti misma, siempre que tengas dudas o la situación te supere busca ayuda, si no es por el lado familiar, habrá alguien que te eche una mano. 

Ten paciencia contigo, aún nos acompaña las turbulencias emocionales, cuida tu estado emocional sobre llevando la rutina diaria con tranquilidad. Lo que las madres vivimos nuestros bebés lo viven también, nuestro estado de ánimo les afecta. 

No es el momento de hacer cosas, sino enfocarte en ti y en el cuidado del bebé, míralo como una oportunidad para disfrutar de tus hijos, no la desaproveches, de aquí a poco cuando te incorpores a tu jornada laboral o inicies un nuevo empleo, tu bebé tendrá que ir a la guardería o será cuidado por terceros, ya no podrás achucharle cada que te lo pida con su llanto. Lo que tenemos debemos disfrutarlo, a pesar de no siempre desearlo, hay tiempos en que no nos apetece nada, ni siquiera disfrutar a tus hijos, no por eso eres mala madre, también debes comprenderte y no culparte, ten paciencia de ti misma. 

Las orientaciones de la matrona o profesionales de la salud nos viene bien, asistir al grupo de madres en lactancia nos aporta liberar emociones escondidas y expresarlas, así como aprender con respeto las experiencias de cada madre. Hay días en que probablemente no quieras salir de casa y solo pidas a gritos o en silencio, descansar, dormir un poco y encontrar tu propio espacio, si eso te hace falta ten ese momento, y si tu situación no te lo permite, espera un poco y en cuanto veas la oportunidad, aprovéchalo. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *