¿CÓMO APROVECHAMOS EL FIN DE SEMANA?

Llegó el fin de semana, y ahora, ¿qué hago? es la pregunta de muchas mamás.

Para unas, hay más trabajo en casa, los niños pasarán todo el fin de semana haciendo travesuras, jugando en casa, durmiendo hasta tarde, viendo la TV, jugando al play; sin embargo, debemos recoger la casa, limpiar, cocinar, hacer la compra, etc. Y para algunas mamás esto supone alegría porque podrán pasar más tiempo con los niños; puesto que toda la semana han estado en la escuela, con tareas, trabajos y así sucesivamente, en fin…sea cual sea tu caso, debes organizar tu tiempo.

No te olvides que nuestros hijos reclaman de sus padres tiempo de calidad, y ese tiempo no solo es, tenerlos contigo y abandonarles emocionalmente. Sí, abandono emocional, no solo se refiere a dejarles en la calle o no hacerte cargo de ellos, también quiere decir, no cubrir sus necesidades básicas e importantes como las emocionales, especialmente durante la infancia. Cuando hay una falta de afecto (carencia afectiva) y de atención, incluso de adultos crea un resentimiento.

Estos consejos pueden ayudarte a organizarte mejor y aprender más.

* No te tomes un cafecito con la negatividad.

Cuando vengan aquellos pensamientos negativos de “no vas a poder”, “tienes mucho trabajo pendiente” “que fastidio los niños” “estoy de mal humor”,” me siento muy cansada”, etc… no le des importancia, piensa y actúa de manera contraria, te hará sentir feliz y satisfecha con tu papel de madre, esposa,  hermana o hija.

* Sé paciente.

Primero contigo misma, la paciencia se cultiva a través del ejercicio constante, crece o disminuye dependiendo de distintos factores, uno de ellos es, que la utilicemos siempre.

*Ponte en el lugar de tus hijos.

Las exigencias personales y exigencias por parte de los padres, tanto para asistir a clases, prestar atención; como realizar sus deberes y tareas en casa practicando la responsabilidad produce estrés y cansancio. El fin de semana es para relajarse y dedicarse esos días a lo que más les guste.

* No seas muy exigente.

No te exijas tanto por ser una súper mamá o la mamá perfecta. Eso no existe, de nuestras experiencias diarias aprendemos, comprendemos y conocemos a nuestros hijos. No hay una universidad que nos enseñe a ser madres/padres perfectos, debemos aprenderlos según nuestros hijos crezcan, practicando y con las vivencias, informándonos y siguiendo consejos y orientaciones de profesionales y especialistas de la psicología y educación, siempre y cuando veamos la necesidad de aprender más para educar mejor.

* Dedícales tiempo

Este tiempo de calidad, es la que nuestros hijos demandan. Habla con ellos sobre sus inquietudes, sus dudas, sus intereses (colegio, amigos, juegos, deberes y maestros)

Mientras recoges las casa, a modo de juego, enséñales las responsabilidades del hogar y dales pequeñas tareas para: organizar la habitación, recoger los platos de la mesa, ordenar sus juguetes, poner las cosas en su debido lugar, háblales con tono amable, con un “por favor” y “gracias”.

Sal con ellos a lugares que les hace ilusión y les guste mucho como, ¡el parque, el cine, tomarse un helado, ir a dar la vuelta en la bicicleta, salir, hacer deporte o mirar una peli juntos, luego debatir sobre los personajes…Huf!  en nuestra lista podremos encontrar muchas.

Antes de irse a la cama cuéntales una pequeña historia que les enseñe un valor y dile lo mucho que les amas y lo feliz que eres de ser su madre o padre.

Como podéis ver al leer este articulo hay varias opciones de cómo organizarnos y dedicarles el tiempo que nuestros hijos se merecen.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *