El Éxito de Mi Aceptación

A lo largo de estos años que fui orientando a mujeres y madres, me he dado cuenta que muchas de ellas no se aceptan ni se aman a sí mismas. Qué complicado se ha convertido el hecho de aceptarnos como somos, hemos creído la mentira ajena, lo negativo que hemos escuchado desde la infancia, hemos dado oído a esas voces que nos convencen de lo mala persona que somos, malas madres, incapaces, débiles, rechazables, en fin.. Esas voces que escuchamos nos han convencido de tal manera que le creímos, esa es una de las razones porque muchas de ellas no logran ver lo bueno, sus virtudes, sus cualidades, las cosas buenas que saben hacer, lo capaces que son de enfrentar a problemas y adversidades de la vida, las habilidades que tienen, las competencias que fueron adquiriendo, se enfocan más en sus debilidades, en sus defectos, en los errores que fueron cometiendo a lo largo de sus vidas, viven llenas de culpa, como si todo lo malo lo provocarían por sí solas, se convierten en su propio verdugo. 

Es sumamente importante no sólo conocernos, sino también aceptarnos y amarnos con la disposición de ser mejores cada día en todas nuestras facetas. Esta es la pregunta que siempre hago. ¿Cómo podremos amar a nuestra familia, nuestro cónyuge, hijos, amigos y semejantes si carecemos de ello? Es difícil amar cuando no te amas, aunque te hayas convencido que sí se puede amar, nadie puede dar lo que no tiene. ¿Cómo puedes saber si es amor lo que sientas y lo que das, si no lo haces por ti misma? Se cree que es amor, pero no lo es, el protagonista de tu propia historia de vida eres tú, no eres la villana de la película, no tienes un papel secundario, tienes el papel principal, lo tienes que aceptar y asumir. Los demás no pueden estar antes que tú. Por ejemplo tus hijos, tu pareja o tus padres. ¿Cómo puedes cuidar de tus hijos si tu eres la primera en descuidarse, en maltratarse y autoflagelarse? Si tu te enfermas, estás triste, llena de amargura o te pasa algo, afecta a los que tienes en tu entorno, ellos también sufren, incluidos tus amigos, da igual si eres hombre, mujer, madre, mayor o joven. Debes aprender a amarte y valorarte. 

¿Te has dado cuenta que pasas todo el tiempo contigo misma? A donde vayas, te llevas a ti misma. Cuando no estás rodeada de personas, cuando estás completamente sola, la mejor compañera y amiga debes ser tú, así que no tiene sentido pelearte contigo misma, rechazarte o verte siempre lo negativo; por tanto, es necesario llevarnos  bien con nosotras mismas. Joyzee Meyer en su libro, decía “tú eres la única persona de la que nunca te alejas” Cuánta razón tiene, verdad? Alguna vez  has estado cerca de personas tóxicas, negativas, con el ánimo por los suelos y que siempre se están quejando? ¿Cómo te has sentido o qué has pensado? Imagina tener que llevarte a esa persona a tu casa y no despegarte ni un segundo, sería una agonía el vivir día a día con ella. Por eso no sirve de nada ni te ayuda que constantemente te estés quejando de todo lo malo que eres o haces. Haz las paces contigo misma, con tu yo, con tu interior, con tus pensamientos. Ya que no tenemos ni un segundo lejos de nosotras es imprescindible que tengamos paz con nosotras mismas. 

4 comentarios
    • admin
      admin Dice:

      Querida Cinthia. Eres una gran madre y mujer, debes creerlo y aceptarlo, todos erramos cada día, pero no es necesario machacarnos y sentirnos culpables constantemente. Hay personas a tu alrededor que seguramente te quieren y te admiran, yo lo hago.

      Responder
  1. Royal CBD
    Royal CBD Dice:

    Hello there, I found your website by the use of Google whilst searching for
    a similar topic, your website got here up, it appears great.
    I’ve bookmarked it in my google bookmarks.
    Hi there, simply changed into aware of your weblog via Google, and located
    that it is truly informative. I’m gonna be careful for brussels.
    I will be grateful when you continue this in future.
    Many people can be benefited from your writing.

    Cheers!

    my homepage :: Royal CBD

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *