,

Recta Final del Embarazo

Mamamorfosis a los 40

Mamis, estamos en la recta final. Se aproxima el día del parto y del alumbramiento.

La mayoría de las embarazadas coincidimos en lo difícil que se nos hace estas últimas semanas, experimentamos emociones encontradas como el miedo al dolor del parto y el deseo profundo de tener a nuestro bebé en brazos, en vernos cara a cara, tocarnos y llenarnos de amor. No dejes pasar estas semanas a la ligera, comunícate con tu bebé con más frecuencia, juega cuando se está moviendo, háblale, canta para ella y a través del masaje de tu barriguita expresale tu amor, seguramente recibirás la respuesta. 

Continuamos con las últimas revisiones, las analíticas, quizá la última ecografía. Es importante visitar el paritorio del lugar dónde darás a luz, cuéntale a tu ginecóloga, matrona o médico de cabecera tus temores, seguramente te explicarán sobre el tipo de parto que tendrás, te darán opciones una vez hayan valorado tu gestación y las posibles complicaciones que se pudieran presentar, sea cual sea tu caso confía en las manos de los profesionales y piensa que todo merece la pena mientras tengas a tu bebé en tus brazos sano y salvo. 
Día a día percibimos que el tiempo pasa más rápido, el día se aproxima y muy pronto estaremos abrazadas a nuestro bebé, piel con piel, por fin podrás besarle, embriagarte de su olor de recién nacido, mientras él o ella también experimentará cosas nuevas del mundo exterior, un mundo desconocido, obligado a desarrollar sus anticuerpos y poner más en acción sus defensas para protegerse de enfermedades o cualquier riesgo que pueda dañarle, necesita de mucho cuidado y amor, necesita sentirse amado para estar seguro y a salvo, al mismo tiempo se cortará el famoso cordón que nos une y nos hace ser uno solo. Pienso en esto y quizá me pongo un poco nostálgica, sentir esa pequeña tristeza no es nada malo, es normal, ahora pasamos a otra etapa. 
Estás últimas semanas o días comparte con tu pareja y familia esta experiencia al máximo, aunque tuvieras otro embarazo no volverán a pasar por lo mismo, cada experiencia es distinta. 
Notarás que tu bebé se mueve como un terremoto, mientras te relajas se pone activa, es un poco incómodo, pero nada inaguantable. Seguramente por las noches duermas mal o no duermas, el dolor de lumbares y las ganas constantes de orinar interrumpen nuestro precioso sueño, hasta realizar caminatas nos resulta más difícil, nuestro bebé ha crecido, estira sus piernecitas, bosteza, mueve sus manitas pequeñas y como tampoco tiene espacio, hace lo que puede, ambos debemos comprendernos con amor, debemos desarrollar esa capacidad de empatía y comprensión para entendernos y no sólo pensar en nosotras y en las incomodidades que estamos viviendo; sino en lo que los bebés pasan también. 
Es hora de preparar el bolso pañalero del bebé y el bolso para la mami para el día tan esperado, que no falte nada. La matrona nos dará el listado de las cosas que debemos tener preparados y no esperar el último momento. Si bien es cierto que tenemos una fecha aproximada de parto, este se puede adelantar, a no ser que ya tengas programada el parto por cesárea, en ambos casos debemos ser precavidas. Si por alguna razón se te pasó acudir a la matrona para que te explique qué cosas llevar, búscalo e infórmate a través del Internet.

Este es el listado de las cosas que yo preparé para el día esperado:
Listado para el hospital – 

Madre:

1 bata abierta

1 pijama tipo camisa y pantalón o pijama de lactancia

2 pantalones premamá que se pueden utilizar para la salida del hospital. Recuerda, que la barriguita aún no quedará plana, la seguiremos teniendo abultada; por tanto, los pantalones premamá nos seguirán valiendo. 

2 camisas o blusas con botones que nos faciliten la lactancia. Algo abrigado por si te toca dar a luz en invierno u otra estación del año. 

2 Sujetadores de lactancia

Braguitas pos parto

2 paquetes de compresa pos parto

Disco absorbente de lactancia

4 pares calcetines

1 pantuflas

1 chancla de ducha

1 toalla, aunque el hospital te proporciona, quizá quieras usar la tuya.

 Kit de maquillaje para vernos guapas aún en el hospital, no tenemos porqué mostrar cara de angustia, pasar un brillo en los labios y el pelo peinado marca la diferencia. En lo personal, me apasiona verme bien y estar arreglada, probablemente a partir de ahora quedará poco tiempo, siempre podemos apañarnos en la organización y gestionar mejor nuestro tiempo.

 Kit de higiene, cepillo de dientes, pasta, peine, desodorante, shampoo, suavizante de pelo, secador. También el hospital te proporciona algunas cosas, vuelvo con lo mismo, prefiero lo que habitualmente uso.


Para el BEBÉ

5 mudas de ropa completa para diario. Cada ropita en una bolsa individual (si puedes pegar una pegatina con el día escrito, mucho  mejor) camiseta interior tipo bodies, pantalón, guantes, gorrita, patucos, pijama de invierno/verano, jersey, baberos y  2 o 3 pañales que ya estén dentro de la bolsa individual. Así facilitamos el trabajo a las enfermeras y además depende cómo organizada seas con tus cosas y lo que realmente deseas  que le pongan el día del nacimiento y los siguiente días.

1 paquete de pañales desechables por si te lo piden y no tengas que estar enviando a comprar, siempre es mejor anticiparnos.

3 Mantitas/ 2 para el hospital y una caliente para regreso a casa

Para el aseo del bebé

Aceite o leche limpiadora

Jabón neutro

2 esponjas suaves para bebé

Cremita para el cambio de pañal

1 paquete de toallitas húmedas desechables

Colonia de bebés y peine o cepillo suave

Una botellita de alcohol de 70º, para curar el ombliguito, si te lo piden en el hospital, chupete con su porta chupete, biberón por si acaso. 
Además de la ilusión que nos hace tener todo preparado no podemos olvidar la bañera, sus toallas, la cuna y el cuco para la salida del hospital. El momento de la ducha es un momento especial, nos permite  interactuar con nuestro bebé. La cuna, preferiblemente una cuna colecho que le proporcione seguridad y evitar que duerma apegado a los padres cubierta de mucha colcha, almohada, cojines que le puedan producir una muerte súbita o ahogamiento. Del cansancio y sueño se nos puede pasar estar pendiente que no tenga más de lo necesario en su cuna, esto es opcional y una decisión personal, ambos padres debéis decidir si queréis usar algún tipo de cuna, sobre este tema hay mucho que debatir. Recomiendo que mientras sea pequeñito una minicuna colecho le vendría bien, posteriormente si deseáis  podéis pasarle  a una cuna un poco  más  grande y luego a su habitación para que haya más intimidad y privacidad entre lo padres, este proceso se puede realizar de manera progresiva, a veces somos los padres los que no queremos desprendernos de nuestros hijos y subestimamos su capacidad de aceptación a nuevos cambios, hay mucho que aprender de ellos.

Cada vez aparecen más accesorios útiles para bebés, pero si estás economizando tus gastos hay cosas que no son muy necesarias, es bueno comprar lo que realmente se va usar y se le va a sacar provecho a cada gasto que invertimos. 

Recuerda, los padres debemos estar pendientes de no caer en el agotamiento y rutina que implica el cuidado de un bebé y olvidarnos como pareja, necesitamos tiempo para los dos y retomar la intimidad, dedicación y amor conyugal. Si los padres no descuidamos esta parte, tenemos más opciones de brindar a nuestros hijos esa estabilidad emocional y el hogar deseado para ellos.
 

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *